5/2/2013

DESDE MUBARINE






Existe un lugar, allí donde el sol nos ciega mientras nos inunda de rayos de paz, donde la brisa nos despoja de cualquier peso innecesario, y donde el tiempo corre para hacernos dichosos….

En ese lugar no existe la desconfianza, ni los condicionantes, tampoco lastres pasados, ni temores infundados….

Allí, no se llega con un mapa trazado de coordenadas, prefijadas por la cordura, ni tan siquiera por la experiencia que emana de las traiciones y los resentimientos.

No hay flechas, ni puertas luminosas…solo se llega con los ojos cerrados, y el corazón abierto por la pureza.

En ese lugar, los sabios pierden su sabiduría y se atan a la sinrazón de las emociones, y los cuerdos, tornan a locos de amor….Los locos, nos encontramos, y aprendemos a valorar más la vida…más si cabe!!!

Los días despuntan en alboradas de abrazos eternos, para que los cuerpos se fundan en ecuaciones perfectas ….donde la melodía se hace compás y los algoritmos besos encadenados…

Algunos cuentan, que las miradas son tan penetrantes, que se puede llegar a saber qué piensa tu alma gemela, zambulléndote en sus pupilas, y entonces, la magia estalla en torbellino, donde nada puede frenar la fuerza de ese entrelazamiento….

En ocasiones, la felicidad es tan grande que el cuerpo se estremece y alerta a los sentidos, como si fuera imposible que tal plenitud pudiera colorear nuestros días…como si lo que debería ser normal, se hubiera instaurado solo en nuestros sueños, para hacernos creer que nunca lo conseguiríamos…pero …no es así…

Los sueños se alcanzan…aquello con lo que nos ilusionábamos, llega a atraparnos y entonces, sabemos que todo lo pasado ya no pesa…nada pesa…porque se desvanece…se convierte en algo intangible y solo hay cabida en nuestra existencia para la seguridad, la confianza, la plenitud, la tranquilidad, el amor puro, de verdad, la amistad, la entrega incondicional, la admiración por tener cosas muy parecidas, por tener un complemento necesario, por haber podido encontrar lo que buscábamos…

Lo cotidiano se hace mágico, la vida se hace fácil, la alegría el primer paso con el que se inicia cada día, la entrega el mayor fin, la felicidad el único medio…

El vuelo mereció el impulso…pero ahora que planeo contigo, nada puede ser tan hermoso como saber que junto a ti tengo todo cuánto soñé….

Me salvaste…te salvé…nos encontramos…siempre nos buscamos…lo bueno, siempre se hace esperar…y ahora, solo desearía vivir muchos, muchos años…hasta el infinito y más allá…junto a ti!!!!


29/6/2012

Triángulo



La vida se mueve entre triángulos, lo tengo cada vez más claro!

Nos educan, aunque sea indirectamente, con la idea de proyectar nuestra existencia en unión, buscando eso que se supone que es “una pareja” para después, ¡cómo no! formar una familia. ¿Qué menos de tres entonces?

2+1=3 Primer triángulo.


De pequeña me comía las uñas…¿Por qué lo haremos?...un día un familiar interrumpió mi laboriosa tarea, centrada en quitar con los dientes esos incómodos piquitos que se quedaban ya tan pegados al dedo que si arrancabas de más, te quedabas sin yema, para decirme: -“Si te comes las uñas…¡nunca te casarás!- Chachánnnnn!!!! ¡Nun-ca te ca-sa-rás! (eso hay que leerlo con la voz distorsionada, con ecos terroríficos y risas maléficas)

¿Cómo le pueden decir eso a una niña con dos coletas que jugaba con Barbie y Ken, en una super-casa-rosa?



Y el miedo entonces crece con nosotros…lo que somos…lo que quisiéramos ser…lo que quizás nunca nos atrevamos a alcanzar…porque enfrentarse a las discusiones que Barbie y Ken tenían, pero en nuestras carnes…ya no es tan gracioso…y entonces ¿Por qué hacernos mayores? ¿Por qué crecer?...¿Le dirán eso también a los niños y por eso les da tanto miedo ( a algunos!!!!...no os aceleréis!!!) lo de hacerse “mayores” y madurar?

Mi Yo+Mi Ojala+Nunca Jamás= Peter Pan (Wendy y campanilla)
Segundo triángulo.



Quizás haya personas que no lleguen a encontrar (encontrarse/ encontrarnos) para poder tener “su pareja perfecta”, pero… ¿es malo tener varias? ¡No digo al mismo tiempo!, me refiero a no cesar en el empeño de buscar “la persona ideal” y si no llega, pues quedarnos con la satisfacción de que la experiencia, sin duda, es un grado…aunque no sirva para mucho, pero, irá siempre con nosotros…puf…¡y qué pesada es en ocasiones esa maleta: lastres, decepciones, pasiones/amores perdidos…miedos…!

2+experiencia =3 Tercero triangulo.


Y es que si pensamos en las relaciones, creo que es una “inversión de tiempo” sobrevalorada. Y del mismo modo que considero que la información nos llega sesgada, en función de la cadena o periódico donde nos ponemos al día, la idea de “compartir”, de “confiar”, de “creer” en otra persona, con otra persona... En ocasiones es merecedora de “un buen ladrillazo en la cabeza”

Y con esto justifico otro triángulo que veía de pequeña y que me entusiasmaba, espero que alguno de vosotros lo recordéis:


Krazy
, era una gata (aunque en algunas ocasiones le quitaban el género…supongo: porque unos días te sientes “más mujer que otros”) y estaba enamorada del ratón Ignatz, que huía de ella lanzándole ladrillos a la cabeza, y tenía tan buena puntería, que a cada disparo, ella lo interpretaba como “señales de amor”

(¿Os suena?...¿Cuántas veces nos han hecho daño y hemos sido “almas comprensivas” que soportaban estoicamente el embiste?)


A su vez, Ignatz era perseguido por el eterno enamorado de Krazy, lógicamente, y para que se cumpla “el mal de amores”, Offisa Pupp, el perro policía, que hostigaba celoso a Ignatz, era ignorado por su gata amada…

La vida, como estos dibujos, es surrealista, está llena de inocencia y a su vez romanticismo, pero como las recetas de cocina, si nos pasamos con el “peso” de los ingredientes, el pastel puede ser un fiasco!


Por tanto, ¡no os engañéis!, ilusionaros si merece la pena, ¡solo si merece la pena!

Porque se puede ser “gata loca”, recibiendo ladrillazos en la cabeza, pero si sentimos dolor, ¿no se está mejor sol@, al borde del tejado, mirando el resplandor de la luna?

Y si sois como Offisa Pupp, lo de perseguir “amores imposibles” (perros y gatos), está claro que da “vidilla” por eso de “empeñarnos en algo”, el afán de conquista, que nosotros nos sintamos capaces de alcanzar los retos pero…¿acaso no hay otros muchos retos en la vida para conseguir, algo que solo dependa de nuestro tesón, de nuestra pasión, de nuestra felicidad, sin tener que lidiar con la incomprensión, los desplantes, la falta de delicadeza, de empatía…?

Si en la vida sois como Ignatz, amados y perseguidos pero incapaces de dar más allá de “golpes”…no os preocupéis…a todo el mundo le llega “su animal” para que el cuento cambie (eso espero…eso espero…)

Ahora creo que me dijeron demasiado tarde lo de -“no te comas las uñas”-

Pese a que dejé de hacerlo ese mismo día, solo he sacado en claro que era más feliz antes, comiéndolas, que ahora que puedo pintármelas!




29/5/2012

Los amantes




“Los amantes”, como así se denominó esta obra cuando fue exhibida, por primera vez, en La Exposición de Arte de 1908, junto a “Las Tres Edades de la Mujer”, es sin duda un icono de sensualidad, donde podemos recrearnos en la idealización de un momento tan fugaz e intenso como es un beso….

Pero más allá de esa belleza, de esos destellos dorados que remiten a la influencia de los iconos bizantinos y rusos, está el lado oscuro, ese que pocas veces llegamos a conocer, y que se esconde para mantener historias idílicas, conforme a lo que algunos desean, pero ¿No es mejor conocer el lenguaje que se esconde más allá de lo evidente? ¿No es mejor mirar de frente? ¿A los ojos?

¿Por qué estos amantes no se miran?

Gustav Klimt fue un pintor al que se contó siempre numerosas amantes, y entre tantas, nunca admitió que la musa de su cuadro más conocido fue una mujer con nombre, de carne y hueso, y un corazón palpitante.

Prefirió alegar a su poder creador y quitándole su identidad, la redujo a poco más que “heroína imaginaria”…

Pero la historia habla de Emili Flögue, que era una niña de 12 años cuando conoció al carismático pintor, cuando fue contratado por los padres de Emili, para que ésta recibiera nociones de dibujo.

Entre ambos existiría una relación marcada por el secreto y la sensualidad, que durante años defendieron bajo la proclama de que el suyo, era un amor platónico, pese a que se veían diariamente y compartían los veranos juntos, y Emilie fue introducida por su maestro en el mundo bohemio de artistas disolutos, lo cierto y verdad, es que el pintor se llevó a la tumba el secreto de su relación con Emilie, a la que pudo llegar a seducir cuando ésta contaba con 17 años.

Como en casi todas las historias de amor, hay capítulos muy conocidos, que iluminan y casi producen destellos en aquellos que contemplan la escena, como esta obra, con sus ricos tejidos de dibujos geométricos, pero también hay pequeños detalles que se escapan a primera vista, y pueden llegar a ser muy importantes.

La escena, queda centrada con un gesto ¿de pasión?, ¿un beso?

Pero a su vez, las posturas son forzadas, cuerpos carentes de relajación, donde él no se sabe si está de pie o arrodillado, y la figura de ella, sí queda patente que está arrodillada, en una pequeña parcela de tierra florecida, que termina bruscamente dejando sus pies colgando.

¿Son unos amantes al borde del abismo?

Creo que lo más maravilloso del Arte, es que irradia un pálpito, en función de nuestro propio estado anímico.

Así, si contemplamos esta obra estando enamorados, nos conmoverá esa fusión de cuerpos, ese arranque de pasión, sentiremos el beso como nuestro…

Por el contrario, si nos arrastra un desamor que nos ahogó de hastío e incomprensión, nos podemos sentir como “amante”, negada, silenciada, despedida al borde de un precipicio, en un gesto donde ni tan siquiera una mirada puede dar cabida a peor destino, que el verse y sentirse engañada una y mil veces, sabiendo, que “el genio”, podrá tomarse la licencia de borrarnos de su vida, alegando “haber sido inspirado por las musas de su artisticidad”… 
 



14/2/2012

Por San Valentín...





En todas estas semanas en las que no tenía la inspiración suficiente para actualizar este “vuelo”, me preguntaba: -“¿qué era realmente lo que me motivaba a escribir?”-


Cuando empecé a hacerlo fue un impulso de sacar lo que tenía dentro…algo se había roto internamente, y del mismo modo que cuando se rompe un vaso tenemos que recoger sus mil pedacitos repartidos ante nuestros pies, en aquel momento tenía que barrer esas virutas de un sentimiento roto, para sacarlo fuera…

Muchas cosas han pasado desde entonces y todas puedo decir que con un balance muy positivo.

Ahora…¿qué es lo que me sigue moviendo a escribir?

En ocasiones me mueve una necesidad de transmitir tan profunda que pienso que soy un haz de luz. Una brisa, un suspiro… algo que no pesa, ni se ve, algo que pasa desapercibido pero que cuando te llega, como las olas del mar, como un atardecer, puede servir para hacerte sentir bien.

Así siento esa necesidad de darme…. Quizás es un acto muy egoísta, pues en el fondo quiero transmitir algo bueno…y eso …¡es una misión tan difícil a día de hoy!

¿Cómo podría con unas pocas palabras despertar un sentimiento? ¿Cómo podría decirte?: “¡vive intensamente!”, “¡disfruta el momento!”, “¡hazlo tuyo y da gracias por lo que te rodea!”

¿Cómo podría decirte que tenemos que querer más de lo que lo hacemos, y no esperar tanto cuanto lleguemos a dar, siempre un poco menos, así no nos decepcionaremos?
¿Cómo decirte que mires el sol por la mañana y la luna como un espectáculo único?


Creo en las palabras, en las que revolotean en mi cabeza, en las que escucho, en aquellas que en ocasiones no salen por nuestra boca, pero sí se quedan prendadas en una mirada.

Creo en la palabra…cuando se trasmite con una caricia…cuando un niño te abraza y es feliz…¡tanto! que te dice: “ota vé”, “ota vé”, “ota vé”…Creo en esa fuerza inagotable que emana de la ilusión, de la inocencia, y creo que si la tuvimos, no tenemos porqué perderla…creo en aquellos a los que quiero y sé que me quieren , pero también a los que me hirieron…porque "nunca fue de muerte"…

Creo que somos más buenos que malos, creo que somos capaces de amar más que de odiar; y creo que si queremos podemos provocar una sonrisa…por leve que sea…y esa sonrisa, en ocasiones…mueve un sentimiento sublime y eterno.

Hoy dedico este vuelo a alguien que decidió escribirme. Alguien que no conozco…¿o quizás si?
Alguien que en un acto de esos que pensamos que ya nadie hace, se ha atrevido a “mandar un e-mail”, y decirme “palabras bonitas”. ¡Gracias “anónimo”!, “desconocido”, “¡gracias!”, porque lejos de considerar que algo así podría ofenderme, me ha hecho sonreír, y sobretodo seguir creyendo que hay muchos “locos en este mundo de cuerdos” que creen en el poder de la palabra..¿De verdad existe San Valentín?

Pues a todos los que quieran querer, a todos los que quieran abrazar, a los que deseen expresar una emoción, aún a riesgo de no ser correspondidos...¡Felicidades!, porque estaremos más cerca de "amar" que aquellos que se priven por prejuicios, miedos, vanaglorias o un sinfín de "enfermedades" que oxidan los latidos del corazón!


">

22/12/2011

A la orilla del río...seguiré el camino



Habíamos dormido poco más de cinco horas, pero nos pintamos la mejor de nuestras sonrisas, al comprobar que la primera luz de ese domingo, último de noviembre, nos anunciaba un sol espléndido que definiría una alborada intensa para nuestro camino hacia “Las hoces del Guadiana”

Había un pequeño problema, mi compi de ruta había olvidado coger el teléfono y las coordenadas que recordaba donde había que ir eran: A las 9’00 en la plaza de Arroba de los Montes…ya íbamos tarde…pero es que hay personas que no aprendemos!



Por eso de “la prisa mata”, saboreábamos el camino al son de Vetusta y mientras que se abrían estelas con ese verde intenso de los olivares bañados de rocío, custodiados de un cielo limpio y radiante, hasta que conseguimos llegar puntuales a la cita, algo “impensable” en nosotros, pudimos hacer lo que mejor sabemos: hablar con tanta sinceridad, que pocas personas podrían entender!

Una vez allí, a su expresión “mecaguenrosssssss”, después de haber dado unas vueltas por el pueblo en cuestión, preguntar a los abuelos de la Plaza si había otra plaza, buscarla por si desconocían la existencia del punto de encuentro donde nosotros teníamos que encontrarnos con los compis de Soku-anda, y ver que el reloj avanzaba sin remedio, resultó que…-”era en Puebla de Don Rodrigo”-… y es que en la vida… “hay que tener j’arte pa’ salir de tu casa, y no saber dónde vas, aunque hayas quedado con más de 20 personas” y por eso, hoy mis palabras las dedico a uno de estos amigos a los que quiero y que si no hiciera de vez en cuando, una de las suyas: “joseladas” es que no sería él.


Pero como en la propia vida, no importa “los reveses”, lo importante es el resultado y solo puedo decir, que cuatro horas bordeando el Guadiana por sus Hoces, ha sido uno de esos senderos que ya será difícil de olvidar, por todo lo que allí viví, la infinitud de este paisaje que me cautiva cada vez más, la luminosidad que desprendían los olivares pletóricos de fruto, las laderas de jarales acompañándonos por cada sendero, los madroños, cantuesos, las encimas, los enebros y los nenúfares.


Desde lo alto del monte lleno de carrascas, la vista panorámica del río y las rañas, nos regaló un gran espectáculo para nuestras retinas, plasmado con intensas pinceladas por la fuerza que desprendía la tierra y el infinito intensamente azul que se hace más cautivador al ser un cielo otoñal, y entonces al respirar profundamente, cogimos fuerzas para enfrentarnos al cortafuego y su acusada pendiente que nos llevaría al remanso de “La tabla del Burdalillo”

Es una ruta suave, salvo el impulso que hace falta para ascender la ultima pendiente, pero desde aquí aprovecho para animar a recorrer esta zona hasta el Monte del Valhondillo, que limita con la provincia de Extremadura.

Un día inolvidable por el entorno natural, especial por haber contactado con un grupo tan afable como eran todos los de Soku-anda y gratificante porque aprendemos que no hay problemas cuando las cosas “no salen como pensábamos desde un principio”, lo importante es que al final, todo sale bien! (recordémoslo, cuando se difumina en nuestro recuerdo). Y ahora, solo queda volver, volver…volver!
PD: perdona que "mi inspiración" tardara tanto en despertar...pero sabes que no dejo de pensar.
'>

29/9/2011

El As de corazones



Después de un verano sin parar, mucho más largo de lo que estaba acostumbrada, descanso en una hamaca, saboreando los últimos rayos de sol que regala el atardecer, que ya traen pegados los aires de otoño y casi puedo oler, esa brisa húmeda que se me antoja cautivadora.

Cierro los ojos para recordar todas las vivencias acumuladas de estos días pasados, y me detengo en una de esas preguntas que tantas veces me rondan en mi loca cabecita: ¿Qué esperamos cuando conocemos a una persona del sexo opuesto?”

Eso, contando que el termino “sexualidad” tenga atado el anexo de “atracción, pasión, búsqueda de…”,- que ya es mucho suponer-, pues a decir verdad, la mayoría de las veces nos puede el hastío, la indiferencia, el “no querer comprometernos”, “no querer exponernos” o simplemente “no querer pensar”…pero…si al conocer a alguien, se dieran esos extraños elementos de “te gusta”, “le gustas”, y os lo decís, -“que ya es mucho decir también”-, después de ese primer encuentro ¿Qué nos queda?

Nada…bueno sí…el haber podido sentir ese palpitar que casi creíamos abocado al “encefalograma plano” de nuestro corazón (perdón a aquellos con conocimientos médicos), y tras ese “vip-vip” que nos confirma que estamos “más vivos de lo que nos parecía” nuestra experiencia a los pocos minutos nos susurra eso que tanto tememos: “estamos más muertos de los que nos gustaría”.

Y entonces solo somos cartas. Una partida que se juega con guiños, con rápidos movimientos de “cambio, dame otra”, con muchos ”bluff” (jugada para intimidar al resto de jugadores, basada en una apuesta exagerada o farol), donde la experiencia nunca sirve como “comodín”, y donde “ligar” como en el póker, es “cerrar” pero como en la vida misma, siempre gana uno y los demás pierden.

Y entonces con las cartas, podemos hacer “castillo de naipes” porque eso de soñar se nos da mejor que vivir el día a día; o podemos barajarlas, una y otra vez, en busca de la combinación perfecta de nuestra “escalera de color” particular, que nos haga creer que quizás un buen día las cosas sean más fáciles que decir “no voy”; y aunque hayamos perdido, seamos capaces de “reengancharnos” a la partida, porque -¡qué duda cabe!-, que un segundo de palpitar acelerado bien merece una apuesta arriesgada!

Aunque para ello, como bien me dijo una amiga, es preferible pagar unos euros, subir a una montaña rusa, gritar y dejar que tu corazón se acelere...que a efectos prácticos, la sensación es la misma y sin riesgo para los jugadores!

Feliz otoño! Y perdón por haber “pasado” tanto tiempo....

">

10/5/2011

Palabras amordazadas en raciocinio

Imagen de J.I.Flores



Galopante te buscó el corazón
ya desgarrado, ya inerte.

Desbocado en anhelos rotos
casi olvidados y moribundos.

Te deseo, pero jamás como antaño.
Te deseo, pero ya apagada de hastío.

Te seguiré deseando en el silencio
Deseos anudados, ocultos en las entrañas.

Pálpitos, pasión, torbellino...
Todos muertos, ya callados, silencio.

Te amaré, más allá de la cordura.
Te amaré como espejismo eterno.

Con locura que me guía al saber
que solo una hay una forma de amar

Morir mientras mi corazón...
Galopante te busca.


"">

2/5/2011

Entre árboles...

Imagen de Vladimirs Loskins


Conducía disfrutando del momento que me rodeaba.

Las risas de mis amigas, cuando debatían sobre “Pedir peras al olmo” entremezcladas con la armonía de ese temita desconocido de “James”, las nubes de algodón desdibujando el destino y esa Mancha que me tiene cada vez más enamorada, con las viñas ya verdeando, y la tierra, potenciando su fuerza mientras convierte el horizonte en un pardo infinito…salpicado de amapolas…

¿Por qué nos empeñamos en “pedir peras al olmo”?

¿Será que las peras no son suficientes? ¿Será que la búsqueda incansable es más alentadora que recoger los frutos que caen?


¿Y si ya no esperáramos esos “imposibles”? ¿Y si…nos rendimos a lo evidente y dejáramos de persistir en ese empeño de “cambiar lo que no tiene vuelta”?

Entonces, sería como asumir que hemos perdido el tiempo, aquel pasado en el que nos alentaba la búsqueda de algo que llevamos dentro, de algo que creemos que existe, de algo que quizás puede ocurrir…

Y si un día dijéramos: “Vale, ya está!” “No te pediré lo que no puedes darme!”, ese día la esperanza morirá…irremediablemente.

Quizás por eso somos capaces de debatir horas y horas sobre lo que queremos y no alcanzamos, sobre lo que alcanzamos y nos gustaría que fuera diferente en matices, incluso podemos hacer de esos matices una paleta cromática infinita…

Pediría que llegara el día que solo pudiéramos reírnos de todo!…solo eso.

Quiero reírme cuando no me quieran, como yo quisiera ser querida, y reírme, cuando me quieran pero yo no pueda querer en la misma medida. Quiero reírme de los perales que dan frutos y no dan sombra y de los olmos gigantes que solo sirven para que tengamos una referencia…

Quiero que llegue el día que ni unos ni otros sean importantes…quiero solo tener ese cielo como horizonte, esas risas como compañía y una buena canción para recordar los buenos momentos…


26/4/2011

No se lo neguemos: Por Chernóbil



1997. Una mujer atiende a un bebé en un orfanato de Minsk. La radiación hizo que naciera sin ojos. | Paul Fusco/Magnum Photos


Cuando veía las imágenes me preguntaba si esto servía de algo…

¡No!

¡Claro que no!

Que yo lea cada año algún dato sobre la tragedia acaecida en Chernóbil no cambiará ni servirá para ayudar pero, si miro para otro lado, si me niego a sentir viendo esas horribles escenas o recordando cómo era mi vida en aquel 1986, en contraposición a cómo fue y ha sido sus vidas desde entonces, ¿es mejor?, ¡no, tampoco!


Creo que en la medida de lo posible, ya que no ayudamos de otra forma, al menos no les neguemos aquello que les corresponde, que es su historia, su recuerdo, sus vivencias y sobretodo que un día como hoy, valoremos todo cuánto tenemos, la salud, el bienestar, no tener que caminar por calles infestas de esa contaminación que a ellos les ha costado la vida.


La diferencia de la tragedia cuando la contemplamos en la distancia, es que creemos que nosotros estamos lejos…pero no es así…la desdicha puede estar un día en esa orilla por la que nosotros caminamos, y puede llegar tan sigilosa, que no sepamos cuando caerá sobre nuestras vidas, y entonces quizás no quisiéramos que olvidaran nuestra historia…

No olvidemos entonces la suya…quizás hoy es un buen día para detenerse cinco minutos, dar gracias por todo cuanto tenemos, valorar incluso lo que hemos perdido, porque también fue nuestro, y quizás podamos hacer una obra buena, una ayuda a quién lo necesite, como signo de “esperanza”, ojalá algún día, sintamos más el dolor ajeno y exista mayor compromiso por y para este mundo que nos pertenece.



">

20/4/2011

De vuelta de todo...




De espaldas caminaré para no ver aquello que me duele.

De puntillas, si hace falta, para tocar lo menos posible ese suelo infértil de sinceridad.

Dejaré de respirar, para no llenar mis pulmones de ese aire contaminado de cobardía.

Hasta los ojos cerraré para no apresar en mis retinas tantas imágenes que solo sirven para olvidar.

De espaldas, para que sea más fácil que me critiquen, que rara vez se hace a la cara.

Despacio, para que sea más fácil regodearse en culpar, en vez de auto inculparse.

Bajaré mi cabeza, no como signo de sumisión, si no de absoluta benevolencia hacia los que no se puede esperar nada.

Pero nunca dejaré de aprovechar las oportunidades que la vida me regale para sonreír, aunque sea un día, nunca abandonaré a los que me quieran, y me lo hagan saber, y jamás renunciaré a la fuerza más potente que mueve mi alma, amar, por encima de todas las demás cosas.


">

1/3/2011

Superación



Hace tan solo unos días no tenía fuerzas de levantar la mirada.

Pasé horas, contemplando esa baldosa sobre la que se encontraban mis pies.
Inmóvil, desconcertada, angustiada y triste, muy triste.

En ese espacio que huele a desinfectante, medicamentos, y metal, a frio hierro de la hoz que silenciosa y trasparente pasea la terrible parca.

Hace solo unos días, me encontraba repitiéndome una y otra vez, “no puedo venirme abajo”, “tengo que ser fuerte” y “debo creer en la vida, más allá de cualquier otra circunstancia”.

Hace solo unos días, la vida volvía a sacudirme con fuerza, como un vendaval, y a recordarme lo importante que es saborear cada minuto.

Le dije: “¿Por qué me empujas hacia ese umbral de duelo y temores? ¿Hacia ese abismo que me deja sin aliento y esperanzas?

La vida me respondió: “Para que sepas valorar lo importante que es dar "Gracias" por las cosas bellas, y gracias también por superar los momentos duros”

-“Pero yo ya lo hacía, daba gracias por poder disfrutar de la intensidad de los aromas, de la belleza de los colores, del cielo, de mi familia, de mis amigos, gracias por poder saborear, por poder comer, o moverme”-

-“Pues ahora, lo sabrás aún mejor”-

Y se desvaneció, como si de un sueño se tratara.

Y más allá de la prisión de esas paredes, de ese desconsuelo... su sacudida me sirvió para tener fuerzas.

Hace solo unos días…

Y ahora, cada segundo doy Gracias!, porque la vida sigue ahí, regalándonos momentos de superación, instantes dignos de gozo, al sabernos vencedores del minuto anterior, -"gracias"- por haberme visto arropada de todos los que te quieren de verdad, los que saben estar, cuando hay que hacerlo, y -"gracias"- por sentirme afortunada, de poder valorar lo importante que es poder decir: “aquí seguimos”


video

21/2/2011

Antes que el gallo cantase dos veces...




Creía que ya lo había visto antes.

Pensó que lo conocía, quizás de tiempo atrás.

Intentó bucear en sus recuerdos, en esas imágenes que se clavan en nuestra retina y echan raíces en el alma.

Y por más que quiso apresar un recuerdo no supo.

Serían cosas suyas!...como tantas otras!
¡Qué tonta!, siempre esa imaginación que le hacía creer cosas que no eran.

Si él la trataba como si no la conociera, si en su casa era una invitada más, aunque hubiese tenido un deja-vú de esos que te hacen creer que antes ya habías estado allí, y le parecía conocer esa mesa, esas sillas, esas fotos, incluso el sofá le pareció familiarmente cómodo….No podían ser más que imaginaciones suyas, porque lo que quedó palpable ese día, en aquel encuentro , es que era imposible que él fingiera no conocerla, sería imposible hacerlo tan bien!

¡Qué curiosos los sueños: podemos creernos que nos abrazaron durante la noche, que nos susurraron entre la complicidad de la tersura, que te hicieron reír y provocar el mejor de los abrazos, que esa mano era familiar, que tiempo atrás te la hubiesen tendido, en señal de ayuda, pero no, no fue así, todo fue un sueño…uno más para olvidar!


">

3/1/2011

Un deseo cumplido



">

Durante años aquel sueño se le repetía una y otra vez, y fueron tantas y tan intensas que llegó a creer que realmente sabía volar.

Siempre se encontraba en la misma estancia de aquella casa que tenía su abuela y entonces, cuando la situación se le hacía insoportable, cerraba los ojos, deseaba poder elevarse y allí estaba!

Volaba por encima de todos aquellos que ni tan siquiera notaban su ausencia…

Años después, pese a tantas circunstancias que habían minado sus anhelos e ilusiones, por muchos pesares que habían quedado anudados en sus pies, como anclas a esa realidad que en ocasiones le ahogaba y asfixiaba, un buen día contempló atónita como podría aún alcanzar su sueño.

Quizás tener alas significa albergar la esperanza suficiente de creer en uno mismo.
Quizás volar, es un deseo tan grande como el mismo acto de amar, pese a todo...
sin esperar.

Quizás aquellas alas serían motivo de burla para muchos, que no entenderían como podía seguir creyendo en aquel vuelo…

El mundo que la rodeaba tenía tantas raíces en el día a día cotidiano y tangible que no podrían jamás entender, lo feliz que se sentía por el simple hecho de lucir, una vez más, una pequeña sonrisa de alegría renovada.

Sí, quizás aquellas alas fueran pequeñas, quizás no llegaría lejos, quizás nunca alcanzara aquello que buscaba, pero lo intentaría una y otra vez, hasta el final de sus días, porque el vuelo de las ilusiones, de los sueños que deseaba desde niña no tendrían un limite, ni prejuicios impuestos, ni tan siquiera un temor a no poder alcanzarlos…

Sí, se burlarían de ella cuando saliera con aquellas alas que le crecieron sin notarlo, pero es que solo necesitaba un poquito de magia, para seguir creyendo que el mundo podría ser mejor, con solo desearlo…

Sus alas no nacieron de un amor, ni tan siquiera de la suerte o la fortuna, que nunca llamó a su puerta, no surgieron de años prósperos que tampoco los conocía, ni tan siquiera de esa esperada felicidad...Aquellas alas crecieron de la ilusión que emana del simple tesón de quienes saben lo que cuesta levantarse, mantenerse y valorarlo...porque quizás pronto llegará otro vuelo en picado...


">

18/11/2010

¿Dónde estarán las llaves?




Quiero encontrar la puerta que me ofrezca tierra firme.

Quiero dejar de sentir estas caídas en picado, el vértigo y la angustia.

Quiero una puerta sencilla, que no me cueste la vida poder abrirla…
porque ya la estoy perdiendo solo en buscarla.

Quiero puertas que me lleven a un mundo donde tengamos salud, donde podamos sonreír por el día a día (que si éste faltara sería mucho peor) y quiero poder compartirlo.

Quiero una puerta que me llame, que me arrastre a su clamor, que me entusiasme el hecho de poder abrirla, que me haga vibrar cada vez que la vea y donde pueda encontrar el cobijo que tantas veces me falta.

Pero ahora solo veo puertas cerradas y no sé donde están las llaves...


">

pd: Todas las fotos que he puesto en este vuelo eran mias, pero la de hoy es de drKaczmar. Hace tiempo que no salgo con la cámara...

26/10/2010

Cuando suenan sus campanillas



Sentimos que con el paso del tiempo hay que hacer un barrido a las experiencias vividas.

Pero al vivir, carecemos del sin sentido de aprovechar cada instante, como si parados ante un abismo pudiéramos cerrar los ojos, sin miedo al vértigo, ni a un traicionero empujón, solo para poder oír, oler, y vibrar…

Es obvio que no todo el mundo es capaz de sentir, amar, percibir, aprehender o saborear la Vida del mismo modo.

No, claro que no….

Hay veces que me empeñaba en sonreír por ver salir el sol.

Otras sentía mía la luna, y necesitaba jugar a dibujar su silueta con mis dedos…

Quizás te rías, pero si cierras un poco los ojos, y crees que puedes hacerlo, al final pareciera que tu índice y pulgar la pellizcan, y entonces ella, con gesto cómplice me guiña y sonríe…¿qué otra explicación puedes darme para su eterno semblante?

Ser capaz de dar es tan exigente y agotador como saber valorar todo cuánto recibimos.

Egoísta!

Cuánto pecamos de ese mal y qué justificable es nuestra conducta. ¿Acaso no es mejor mirar en ocasiones para otro lado que nos evite sufrir, que nos embriague de un sentimiento de autoconsuelo permanente?

Soy yo, es mi culpa…mía…en ocasiones, cuando me quejo por no tener lo que deseo, por haber perdido lo irremediable, de haberme confundido allí donde creía que avanzaba por la buena senda estoy siendo una egoísta…porque siempre habrá personas que hayan perdido más, que hayan conocido menos y sobre todo no puedan jamás sentirse tan afortunada como yo me siento por tener gente que me quiere como lo hacen!

Hoy va por ti, por haberme animado a escribir…”mi campanilla”, la que me ha escuchado, aconsejado, la que estuvo cuando brillaba el sol, cuando se ocultaba la luna, cuando lloré y lloré, y la que esta semana me ha hecho tan feliz!

Hay muchas campanillas, pero este empujón...tiene un guiño!


">

29/9/2010

29 S ensaciones

Hoy he recordado aquel día, de un año lejano, cuando aún estudiaba en el instituto y se promovió una Huelga.
Entonces, desde mi visión quizás demasiado inocente, me sorprendió que mis compañeros no fueran a clase, pero tampoco a recorrer las calles con banderas al grito de unos ideales...se fueron al bar...claro!...eso ¿se llama juerga?

Hoy pensaba ¿cuántas personas no irán a trabajar? ¿Y cuántos lo hacen realmente porque creen que no pisando su puesto de trabajo realmente va a cambiar una situación? (que por supuesto creo que hay que intentar vencer)

Casualmente he cogido un libro, tengo que catalogarlo y me asalta otra sensación:
"No importa qué año sea, los '70 (que por cierto están de moda según el Corte In), los '80 (que también es lo más)...da lo mismo porque la gente siempre se quejará de las mismas cosas"



Supongo que al hablar de politica es como los anuncios de detergentes, que cada año nos venden el "más blanco aún!"

- Mire usted...¿más blanco?, entonces, ¿el que vendían hace diez años no lo era?

Ideales!, ideas, creer o no creer..la ropa es blanca, me lo creo! aunque para venderme el producto me mientan!

Qué sensación más extraña cuando al leer la prensa había personas que decían que "su libertad de expresión era la de no permitir a otros que fueran a trabajar"
Y...¿para protestar hay que utilizar la violencia? ¿provocar daños en el mobiliario urbano?

Ah! sí, claro! lo olvidaba...es que así el anuncio tiene más repercusión ("Blanco super blanco")

Me preguntaba, si uno de esos email (perdón, correos electrónicos ; ))que llegan, por ejemplo, con el día de "Ahorrar luz" en el que nos explican que tendríamos que apagar todo una hora al dia; si los "cerebritos" de esa idea fueran a las casas y rompieran los cristales de aquellos que no secundan la propuesta...¿realmente se ahorraría muchísima energía verdad?

Así sí, claro!...es que hay fórmulas que para que "el blanco sea más blanco" tienen que saber venderlas..¿pero a qué precio?




Y ahora, otra sensación, una de esas canciones que no pasan ni cambian de color:

22/9/2010

Mucho más que dos!

En la tacita de plata se celebró la que para mi es, la boda más hermosa, emotiva y alegre de cuántas he podido conocer.





En una playa histórica, presidida por el faro de Trafalgar, que si ya todos ellos son poderosos, mucho más este, que actuó como testigo de atardeceres inolvidables, y para una ceremonia que todos guardaremos en la memoria.



Pude ser participe de un acto de amor tan sincero como intenso, tan especial como sublime. Lo recordaré como uno de esos días en los que aprendes una lección, al menos, la que yo quise guardar: poder decir “Te quiero” y hacerlo con el corazón, prendido de cada una de esas palabras declaradas...(¡esa debería ser la máxima de cualquiera que se sienta enamorado!)




Cierro los ojos y veo caras felices, oigo una música de violín en directo, y la brisa del mar… siento aún ese calor, y cómo las palabras dedicadas llegaban a emocionar a los allí presentes.




Me gusta la palabra Enlace, porque los extremos de una misma cuerda se ensamblan, para amarrar, aún más si cabe, sus sentimientos, y haber sido participe de esa unión es uno de los mejores recuerdos que atesoré...
Por sentir ese suelo dorado bajo mis pies, por embriagarme de tanta melodía, por tanto y tanto bueno…





Gracias!

">

26/8/2010

Si te cuento un cuento...





Anuló las pocas fuerzas que le quedaban y sintió como su cuerpo de desplomaba.

Con las rodillas clavadas en la tierra, las manos se aferraron a puños llenos a la sequedad de ese terreno hostil, y deseó convertirse en el mismo polvo, en esa nada, en su todo…

La pesadumbre puede entretejerse en el alma con una urdimbre tan esclava como angustiosa.

Respiró, respiró, tantas veces como sus pulmones necesitaron para sentirse llenos, frescos, renovados y volvió a tomar impulso.

La esperanza está para susurrarnos: “Nunca desistas en tu empeño de alcanzar tus sueños”

Jamás olvides qué es lo que buscas.

No dejes de pensar que tus deseos son realidades allí, un poquito más delante de esa última caída.

Y entonces, caminó, con paso firme, sin premura, decidida…y al descubrir la luz supo que era la felicidad que había estado esperando.

Al contemplar su candidez, le fortaleció la idea que cualquier vivencia efímera pasajera, eran patrones para seguir por una senda y volvió a inclinarse, pero ahora para apresar la belleza que a sus pasos le mecían en un vals.

Supo, que por mil pétalos que sorteara, todos le dirían la respuesta esperada.

Mil y uno cubrirían sus pies y seguiría sin descanso gritando. “Sí! Sí!, Sí!”



4/8/2010

only two .. but much...




Sintió, como al abrazarle, el mundo que a sus pies le mantenía se difuminaba, como las acuarelas, y supo que al aferrarse a esa ilusión, no necesitabas que algo tangible le asegurara más firmeza que el poder seguir soñando.

Supo, al mirar sus ojos, que cada día podría prometerle ser feliz, con el único anhelo que esa luz no le faltara, un poquito, con cada alborada.

Y al sonreírle, recordó, levemente, las veces que había llorado, aquellas que sintió miedo, y creía que nunca volvería a ser feliz… esos recuerdos, ahora lejanos, solo eran ecos de una superación personal, aquella que le decía lo importante que era: “intentar ser feliz, vivir y dejar vivir”

Entonces, recordó esa promesa, junto a aquella fuente, en una noche mágica, cuando sintió como el frescor le calmaba en un solo segundo, cuando las palmas de sus manos se dejaron seducir por el movimiento escurridizo del agua, y entonces juró no olvidar que la felicidad era el instante supremo en el que todo se para y nada te asusta. Durara lo que durara, si algo así llega a nuestras vidas, será eterno, mientras lo recordemos.

Felicidad, porque podemos abrir mis ojos…y ver

Dicha, porque las penas serán más pequeña que el afán por superarlas…y sentir

Tesón, porque no hay mayor deleite que sabernos privilegiados…y yo lo soy!


Prometo dar todo cuanto soy,
sin dejarme nada en la reserva,
porque AHORA es hoy,
y solo así sabré que invierto todo y nada escondo
.

26/7/2010

Aquellos Juegos I

Según van pasando los años y noto su peso en mi espalda, recuerdo los juguetes que tenía de niña, y esa lección final que te intentaban enseñar algo importante: La Moraleja!

Y es que si analizamos cada juego que hemos tenido, seguro que encontramos una extrapolación totalmente valida a día de hoy. Es decir, que sí es cierto que existía una “lección práctica”, pero bien distinto es que se pueda aplicar…


Por ejemplo: “Enredos”, ¿cómo no recordar aquellos momentos memorables? Tardes de pan con chocolate y refrescos, cuando nos pasábamos la pierna por la espalda y los brazos por debajo de la cintura, hasta llegar al tobillo y estirarnos en un “ocho imposible” hasta la otra pierna!


¿Y si a alguien le olían los pies?
, las risas estaban aún más aseguradas!
No había dolor!...
-"Bueno, pues sí, claro!"- Ese juego nos quería aleccionar en la vida: ¿Acaso a alguien le resulta extraña la frase de “la pierna por aquí, el brazo por allá”?....me refiero a cuando llegamos a esa edad en la que nos da “un chungo” en la espalda y no hay forma de moverte! (Jejeje)



Y cómo no mencionar: “Operando”, en el que tu reputación con los amigos estaba condicionada por tu pulso!. De él dependía que pudieras coger más huesos que otros sin que la nariz del enfermo se pusiera roja y avisara con un “aggggggggggggg”.
Pues sí, con ese juego nos intentaban enseñar lo importante que es tener “sístole en la vida”. Un movimiento en falso, una duda y aggggggggggg, puedes estar ante el abismo vital!
Pero, ¿cómo saber mantenerte seguro, firme, sin dudas, impertérrito, siempre?




Me apasionaba “Quién es quién” y eso que nunca lo tuve, pero para mí es el mejor, con el que más he aprendido. ¡Qué juego más profundo! ¡Cuánta trascendencia esconde tras esa “pista detectivesca”!...y acaso, ¿no se resumen las relaciones a un interrogatorio similar?


“¿El rubio con gafas?”
No!
¿Moreno con bigote?
No!
¿Moreno con jersey azul?
No!

Puf! Cada vez van quedando menos….y la partida, tampoco puede durar tanto!...Ahora que lo pienso…¿estará mi cara entre las del contrincante?


También es cierto que hemos crecido escuchando cosas que luego nos han confundido…
Tenía el puño de “Mazinger Z”, sí!, sí!, era casi tan grande como mi brazo -¡y me encantaba!- pero si ahora repites la frase de Afrodita, el

“Pechosssssssssss Fueraaaaaaaaaaaa”, a los de tu entorno se les queda cara de Herman Munster!




Moraleja: no dejemos de jugar, de intentar divertirnos, de sacar las risas de todo cuanto tengamos entre las manos, porque si no intentamos hacer carambolas nos iremos de vacio!